Cómo definir la propuesta de valor de tu negocio

Cómo diseñar una propuesta de valor. Ejemplos y Claves principales

Saber cómo diseñar una propuesta de valor es esencial para conectar y captar la atención de tu cliente potencial. ¿No sabes por dónde empezar su diseño y creación? Has llegado al lugar correcto. En este post te contaremos cómo diseñar paso a paso una propuesta de valor eficiente y útil. ¡Empecemos! 

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Qué es una propuesta de valor

Diseñando la propuesta de valor de tu negocio

Ejemplos de propuestas de valor de empresas exitosas

Qué es una propuesta de valor

Antes de entrar de lleno en el diseño, es importante que entiendas este concepto. Entonces, ¿qué es una propuesta de valor? Aquí tienes la definición:

La propuesta de valor es una declaración o resumen de las principales características y funciones de tu producto o servicio. Mediante la propuesta de valor de tu empresa debes comunicar cómo vas a satisfacer las necesidades de tu público.

 

Una correcta formulación de tu propuesta de valor debería responder a preguntas como las siguientes:

¿Cómo ayuda mi producto o servicio al consumidor?

¿Qué tiene mi producto que no tenga la competencia?

¿Qué es lo que hace diferente a mi producto (ventaja diferencial)?

En otras palabras, la propuesta de valor representa el propósito del producto que ofrece tu empresa. Debe enunciar qué haces, cómo y para qué. Como apunte final, debes asegurarte que sea una idea clara, detallada y fácil de entender. Sí, es una tarea compleja. La buena noticia es que si sigues leyendo encontrarás claves para su diseño. 

Diseñando la propuesta de valor de tu negocio

Ahora que ya hemos explicado qué es la propuesta de valor, es hora de ponerse en acción. Para el diseño de tu propuesta de valor, te recomendamos seguir estos 3 pasos: 

  • Análisis de la competencia
  • Elección de modelo (nosotros elegiremos el modelo canvas)
  • Análisis de tu producto y creación del canvas

Análisis de la competencia

Hacer un estudio e investigar a la competencia debe ser tu primer paso. Esta acción te ayuda a conocer cómo está actuando el mercado objetivo en el que te mueves y cuáles son las tendencias.

Además, analizando a tus competidores, podrás establecer un punto de partida y de comparación, y por si fuera poco, podrás detectar qué propuestas funcionan mejor. 

¿Sabes cómo identificar a tus competidores? Aquí tienes un artículo con consejos y claves. 

Elige tu modelo de diseño de propuesta de valor

Existe una larga lista de modelos para el diseño de propuestas de valor. Nosotros nos decantamos por el modelo canvas. 

El modelo canvas propone diseñar tu propuesta en torno a dos secciones: tu propuesta de valor por una parte, y por otra parte, el segmento del público/ mercado. 

Como puedes ver en la imagen, cada sección se divide a su vez en 3 zonas. 

Sección del cliente/mercado

  • Tareas. Se refiere a características funcionales, emocionales y personales del público objetivo. 
  • Problemas. Son las frustraciones o necesidades de tu cliente que debes satisfacer
  • Beneficios. Es decir, qué espera el cliente de nosotros. Suelen ser resultados tangibles. 

Sección propuesta de valor 

  • Productos y servicios. Tal como indica su nombre, son tus productos o servicios propiamente dichos. 
  • Soluciones o analgésicos. Se refiere a cómo serán resueltos los problemas del cliente con el producto / servicio.
  • Creadores de valor o vitaminas. Son los beneficios tangibles que obtendrá el consumidor. 

Responde a las preguntas y completa tu canvas

Cuando estés delante de la plantilla en blanco, puede suceder que te cueste un poco arrancar. Para evitar este momento te recomendamos coger un folio y un bolígrafo. Piensa en la dimensión funcional, emocional y social de tu producto. Las ideas que te vayan surgiendo apuntalas en ese folio. Vaya, estamos practicando la famosa técnica del brainstorming. 

Las ideas que vayan llegando a tu mente deben quedar recogidas en ese folio. El siguiente paso será dar forma y redacción a esas ideas. De esta forma habrás analizado tu actividad y tendrás más pistas de qué información ir encajando en cada sección y zona del canvas. 

Ejemplos de Propuestas de Valor más exitosas

Como te decíamos antes, existen diferentes modelos para definir la propuesta de valor de una empresa. Por ejemplo, otro esquema que suele seguirse es responder a estas preguntas:

-Qué hace mi producto

-Para quién

-Cómo 

-Para qué 

Tú eliges qué modelo es más útil según las características de tu empresa y sus objetivos. A continuación te dejamos un listado de propuestas de valor que han diseñado marcas reconocidas. 

Propuesta de valor:  Netflix

La empresa americana ha protagonizado una evolución en facturación gracias a su adaptación al plano digital. En sus comienzos, Netflix era una empresa de alquiler de DVDs a domicilio. 

Con la llegada del mundo online, esta empresa se dio cuenta de que debía cambiar su modelo de negocio. Su competencia, Blockbuster, no supo afrontar este cambio y termino por desaparecer. 

Actualmente el modelo de Netflix funciona a través de la suscripción a contenidos streaming y en la personalización. Siendo estas características su propuesta de valor. 

Otro punto a su favor es el precio de su catálogo de streaming. Por un precio relativamente económico tienes acceso a un gran listado de películas y series. 

Propuesta de valor: Amazon

Sin duda, la propuesta de valor de Amazon podría resumirse en servicio rápido y en contenido personalizado. Su servicio de entrega ágil responde a la necesidad específica del nuevo consumidor: no tienen tiempo y quiere su compra para ayer. 

Gracias a los datos de navegación de su web, Amazon es capaz de mostrarnos a través de técnicas de venta cruzada productos que pueden interesarnos. Con esto nos referimos a la sección “otras personas también han comprado…” ¿Te suena? 

Propuesta de valor: Starbucks 

La cadena americana de la sirena ha sabido diferenciarse de su competencia con el desarrollo de ciertas ventajas diferenciales. Entre ellas encontramos:

Personalización. Cuando visitas un Starbucks, el vaso de tu café o bebida lleva tu nombre. Esta pequeña acción de personalización provoca en el consumidor una sensación de comodidad y de reconocimiento. 

Comodidad. Esta característica viene marcada por elementos como su mobiliario, la luz ambiental, el olor a café… ¿El objetivo? Crear experiencia de usuario. 

Todas estas acciones o estrategias de marketing no son casualidad y están enmarcadas dentro de lo que se conoce como neuromarketing. 

Ahora te toca a ti. Pierde el miedo al folio en blanco. Dedica tiempo y esfuerzo a diseñar tu propuesta de valor. Esta será la base de tus acciones y de tu estrategia empresarial. 

Como último consejo, te recomendamos ver este vídeo. Explica en profundidad el modelo canvas. ¡Te va a gustar!

Comparte la noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Noticias relacionadas

Entradas recientes

Las cookies de este sitio web nos ayudan a mejorar nuestro sitio Web y a prestar un servicio mejor y más personalizado. Se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico.